Los lugares con más encanto para casarse en Gipuzkoa

¿Quién no sueña con una boda de cuento de hadas? Grandes palacios, verdes prados o bosques encantados. Descubre los lugares más bonitos para casarse en Gipuzkoa, y así vivir la boda que siempre has querido.

 

Palacio de Murguía, Astigarraga.

La estructura de cálida piedra del Palacio de Murguía y sus preciosos jardines verdes hacen irresistible imaginarse la historia del lugar a cada paso que se da. Se trata de una antigua Casa-Torre Vasca del siglo XI de los señores de Murguía, ubicada cerca de Donostia, en la pequeña Astigarraga.

El magnifico Palacio ofrece un espacio lleno de magia e historia. Cuenta con salones y espacios interiores, además de con una carpa exterior. Además, el palacio tiene anexa la iglesia de Santa María de Murguía, con acceso privado al palacio, para aquellos que quieran celebrar una boda religiosa.  

Capacidad: 160 a 190 invitados.

 

Palacio de Arbaizenea, Donostia.

La finca de Arbaizenea, alejada del bullicio de la ciudad, ofrece un parque de más de quince hectáreas de un hermoso y cuidado jardín rodeado de arboles. El edificio de estilo británico se encuentra recubierto por una gigantesca enredadera, lo que lo hace un palacio de cuento. ¿Quién no soñaría en ser princesa asomada a esos balcones? 

Este Palacio fue edificado en 1881, por orden del Duque de Sotomayor, don Carlos Martínez de Irujo y del Alcázar, imitando la estructura de los palacios británicos.

Capacidad: 300 a 400 invitados.

Palacio de Arbaizenea

 

Palacio de Miramar, Donostia.

Uno de los lugares más bonitos donde casarse en Gipuzkoa es, sin duda, el Palacio de Miramar. Se trata de uno de los grandes atractivos de la ciudad de San Sebastián. Con vistas a la emblemática bahía de la Concha, tiene más de 30.000 metros cuadrados de edificio y verdes jardines.

El Palacio fue construido en 1893 por José Goicoa, por encargo de la Casa Real Española, y hoy en día es uno de los atractivos turísticos de Donostia.

Capacidad: 100 a 200 invitados.

 

Finca Okalarre, Navarra.

Situada en un enclave natural en las alturas del valle del Baztan-Bidasoa, la Finca Okalarre ofrece unos exteriores de ensueño, unas vistas maravillosas, y una tranquila privacidad. Se respira aire puro por todas sus esquinas. Sin duda, el lugar ideal para todos aquellos que buscan casarse en plena naturaleza.

Capacidad: 150 a 180 invitados.

 

Señorío de Beraiz, Navarra.

Otra opción para aquellos que buscan casarse en un entorno natural, es el Señorío de Beraiz. Un antiguo palacio del siglo XII totalmente restaurado, situado a 13 kilómetros de Pamplona que cuenta con 240 hectáreas de extensión. Este palacio tiene unas privilegiadas vistas a montañas, bosques y un precioso lago y embarcadero, dónde algunos celebran la ceremonia.

También, hay una carpa exterior y un espacio interior de estilo colonial. En la propiedad se encuentra además del palacio, la bonita ermita de San Pedro, de estilo romántico, construido también a finales del siglo XII y completamente restaurada.

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo en tus redes sociales!

No te pierdas nada!


Esta web utiliza cookies, si quieres conocer más haz click sobre el siguiente enlace.    Política de cookies.
Privacidad