Cómo vestir en cada ocasión

Vestidos cortos
VESTIDOS CORTOS
VESTIDO CÓCTEL
VESTIDO CÓCTEL
VESTIDOS LARGOS
VESTIDOS LARGOS
EL CHAQUÉ
EL CHAQUÉ
FRAC O WHITE TIE
FRAC O WHITE TIE
VESTIDOS CORTOS


VESTIDOS CORTOS

El vestido corto se utiliza principalmente para los eventos que se realizan durante el día. El largo de la falda debe tener una correcta medida, mas o menos por encima de la rodilla pero no debemos cometer el error de usar la medida minifalda.

Su corte debe ser clásico, siempre conservando la elegancia, de escote discreto y espalda poco descubierta o totalmente tapada. Su material de confección dependerá de la temporada, pudiendo ser desde lana hasta lino.

Se confeccionarán en colores pasteles como rosa, azul, amarillo, verde, beige y blanco. Admiten menos lujo en sus telas que los vestidos de noche, sólo podrán llevar algunos detalles muy discretos de bordados o piedras. Hay que evitar usar lentejuelas, plumas y diseños más apropiados para la noche.

Con este tipo de vestido los complementos tienen un papel fundamental: se pueden usar joyas de diseños atrevidos y elegantes sombreros de diseño vanguardista, siempre teniendo en cuenta su combinación con el vestido.

Siempre, incluso en verano, es mejor acompañarlo con medias de nylon para estilizar las piernas. Los zapatos deben ser de media altura y los bolsos pequeños o medianos de muy diversos materiales.

VESTIDO CÓCTEL


VESTIDOS CORTOS

El cóctel es una de las reuniones sociales más utilizadas en la actualidad y se lleva a cabo a última hora de la tarde. En él, los invitados circulan libremente saludando a sus amistades y formando parte de una ronda de presentaciones.

En un cóctel, las mujeres deberán utilizar lo que se conoce como vestido de cóctel, el cual se sitúa, en cuanto a elegancia, entre el vestido de noche y el vestido corto. El carácter de elegancia del vestido se verá muy influido por el lujo de sus telas que admiten bordados y detalles de lujo, a diferencia del vestido corto.

Su largo debe ser hasta la rodilla o unos dedos por debajo de ella y, dependiendo del lugar donde se celebre, puede acompañarse por un pequeño sombrero y guantes.

El material con el que se confeccionará el vestido de cóctel será siempre de gran calidad, pudiendo ser de seda, algodón o satén, de acuerdo a la época del año. Hay que saber si con posterioridad al cóctel habrá una cena para elegir el vestuario pensando en esta actividad posterior.

Aunque está permitido casi todo, lo mejor es mantener un corte clásico y elegante. Los diseños podrán ser diversos, dependiendo del gusto personal de cada mujer, pueden ser con discretos escotes, tirantes o con la espalda descubierta.

El vestido de cóctel podrá acompañarse por joyas discretas, evitando las grandes y ostentosas. Pueden ser piezas de fantasía y de tamaño medio, como una gargantilla de monedas o alguna pieza original, un broche, un clip o alguna pulsera.

Los zapatos pueden ser altos o de taco medio, siempre respetando las reglas de combinación con la cartera y la bijouterie detalladas anteriormente. El maquillaje debe ser ligero, fino y de tonos suaves.

VESTIDOS LARGOS


VESTIDOS CORTOS

También se le conoce como traje de noche. Por similitud al vestuario masculino podemos decir que es la prenda de más etiqueta del vestuario femenino. Aunque los diseños están muy influenciados por la moda, podemos decir que se caracterizan por su elegancia y por la utilización de telas de gran calidad: rasos, sedas, terciopelos, etc. También los complementos deberán ser de gran calidad.

Para elegir un vestido de “etiqueta” cuenta con una amplia variedad de posibilidades: discretos escotes, tirantes sugerentes, espaldas al aire … pero siempre manteniendo el gusto y la elegancia. El vestido debe ser largo cubriendo en su totalidad las piernas; se recomienda vestir medias, aunque no se vean las piernas. Los zapatos deben ser altos y de tacón fino, a juego con el vestido. El bolso pequeño, de mano, de metal, carey o de tela con pedrería o brocados. Respecto a las joyas, pocas y de calidad (un collar, unos pendientes y alguna pulsera y sortija).

Las perlas y los diamantes siguen siendo las reinas de la noche: son elegantes y no se pasan de moda. Los vestidos de noche, admiten incrustaciones de pedrería, lentejuelas y diseños más lujosos que los vestidos de día. Los colores, por regla general, oscuros (el negro sigue siendo el rey) aunque la moda influye mucho en ello. Admite vistosos complementos como los guantes largos hasta el codo o por encima de él. Abrigos de fantasía, o de visón, echarpes, mantones, etc.

Aunque algunos diseñadores como Ives Saint Laurent han creado el “esmoquín femenino” con pantalón, no puede ni debe cambiarse por el vestido largo. Es elegante, pero aún no es equiparable al vestido de noche. Al esmoquin-smoking y frac de los caballeros, les corresponde por norma general, el traje largo de las señoras, aunque en determinadas ocasiones, al esmoquin le puede corresponder el traje de cóctel, si la ocasión no es demasiado formal.

EL CHAQUÉ


VESTIDOS CORTOS

Prenda de vestir de etiqueta para utilizar durante el día (por la mañana y hasta el atardecer, entre las seis a ocho de la tarde, más o menos). El negro es el más ceremonioso y habitual, aunque está ganando terreno el gris. También es conocida como prenda de mañana.

El origen parece ser que se remonta al siglo XIX, y era utilizado, en un principio, como indumentaria para montar a caballo en la Corte Británica. Es un atuendo de vestir de ceremonia, muy utilizado en bodas, actualmente.

Las principales prendas que lo componen son:

1. Camisa.
Blanca, rígida (bien almidonada), de cuello normal sin botones. Puño doble para gemelos. Tejidos más habituales hilo o popelín.

2. Corbata.
Gris, preferiblemente de seda y nudo tipo Windsor. Puede ir adornada por un alfiler de corbata con una cabecita de perla.

3. Chaleco.
Gris, de una fila de botones, de corte clásico. Para los entierros deberá ser negro. Para las bodas, blanco, en seda piqué. Aunque actualmente está siendo una moda utilizar otros colores, como el amarillo. También puede ser recto, o cruzado de 3 o más botones.

4. Pantalón.
Gris o negro, listado de finas rayas verticales, y de corte clásico. El tejido puede ser un cheviot.

5. Calcetines.
Finos de color negro de hilo o seda.

6. Zapatos.
Negros, lisos y de piel, preferiblemente de cordones. Mates o de poco brillo (no brillo tipo charol).

7. Chaqueta.
Prenda tipo levita, con faldones separados en su parte delantera y solapas clásicas. Puede ser negro o gris marengo, confeccionado en vigoña, principalmente.

8. Sombrero.
Aunque ya no es frecuente su utilización, el sombrero será de copa, negro o gris, en pelo o seda brillante.

9. Guantes.
De vestir, de ante u otra piel similar, de color gris. Son poco utilizados.

Otros complementos: el bastón, apenas utilizado; pañuelo, de hilo, de color blanco y liso, o con iniciales grabadas.

El chaqué no admite condecoraciones (puede lucirse alguna miniatura de las mismas). En las bodas, es aconsejable diferenciar el color del chaqué del novio del de los testigos.

Los chaqués han evolucionado sobre su “formato clásico” al extenderse su utilización, sobre todo en las bodas que se consideran de cierto “postín”. La parte que más novedades ha incorporado es el chaleco, dándole un toque de “color” a este tipo de vestimenta. Podemos verlos en una amplia gama de tonos pastel.

Por ejemplo, se ha “importado” en cierta medida, la costumbre de utilizar un chaqué de color gris, que es muy utilizado en Francia y Reino Unido, para las bodas y las carreras de caballos (véase Ascott, por ejemplo).

No obstante, todos ellos son válidos, siempre que se respeten los principales componentes del atuendo, y se vista en su horario (aunque esto tampoco suele ser muy respetado, sobre todo en las bodas por la noche).

FRAC O WHITE TIE


VESTIDOS CORTOS

Es el atuendo de gran gala. Podemos decir que es la indumentaria masculina de máxima etiqueta.

Se utiliza generalmente de noche y en lugares cerrados. No es habitual en ningún ropero masculino (a no ser que sea una personalidad o un amante de los trajes de etiqueta), por lo que la mejor opción, en caso de necesidad, es proceder a su alquiler en alguna casa especializada en la materia. Generalmente sastrerías y tiendas especializadas de caballeros.

Por delante llega hasta la cintura, y por detrás tiene dos faldones, separados entre si y que llegan a la altura de las rodillas (por su parte posterior).

Las prendas básicas que componen este vestuario son:

1. Chaqueta.
De color negro o azul-negro, en tejido de granito, generalmente. Por delante llega hasta la cintura y por detrás lleva dos faldones caídos. Las solapas en seda, sin brillos, preferiblemente mates.

2. Camisa.
Blanca, de pechera dura o muy almidonada, cuello subido (de pajarita) y puño de doble ojal, para los gemelos. Preferiblemente de hilo. La abotonadura puede ser de perlas o pequeños brillantes, en algunos casos.

3. Chaleco.
Ajustado, cruzado o recto de una fila de botones. Para actos Académicos o Religiosos de color negro. Para el resto de actos, blanco, por regla general. Tejido de piqué o moaré de seda.

4. Pajarita.
Blanca y hecha de lazo. Evitar las de nudo hecho. El tejido: piqué.

5. Pantalones.
Negros, de corte clásico y lisos, del mismo género que la chaqueta. Cinta lateral de unos 2 cms. de ancho, generalmente en raso.

6. Calcetines.
Negros, de hilo o seda.

7. Zapatos.
Negros, de corte clásico, preferiblemente de cordones y de brillo, tipo charol.

8. Sombrero.
De copa, negro y en seda mate.

9. Guantes.
De color gris claro, blancos o color hueso. De gamuza.

En caso de utilizar pañuelo, blanco y de lino o hilo.

El frac admite todas las medallas y condecoraciones. Si se viste banda, habrá de hacerse por encima del chaleco, si el acto lo preside un Jefe de Estado (obligatorio). Si el tiempo lo requiere, con las prendas de etiqueta podemos vestir encima un abrigo recto, largo, de corte clásico, negro o azul marino, de lana o de cachemir.

En algunos lugares, aún es utilizada la capa en vez del abrigo. Si llevamos bufanda, blanca y de seda, lana fina o cachemira en función de la época del año.

El frac, se viste en actos académicos, recepciones, cenas, etc. de gran gala.

La corbata negra se usa, en actos religiosos y académicos. La corbata blanca es usada en recepciones y cenas de gala (y actos similares).

El chaleco negro se usa en actos religiosos y académicos. El chaleco blanco, se deja para usar en el resto de los actos (no religiosos o académicos).



Fuente: Protocolo.org

Agradecemos a protocolo.org sus artículos para nuestra sección de Protocolo y estilo.

Puedes continuar viendo normas de vestuario en www.protocolo.org, además podrás encontrar todo tipo de protocolo ceremonial, social y muchas artículos interesantes.

Fuente imágenes: Victorio & Luccino, Erin Fetherston, Oscar de la Renta, Pronovias